Morelia, Michoacán, Viernes 31 de octubre de 2014

Buscar
www.provincia.com.mx

La Caída de la Casa Blanca, una película… ¡Explosiva!

Cancún, Quintana Roo.- La Caída de la Casa Blanca anuncia, desde su título, el tamaño de catástrofe que el público verá en pantalla.

La destrucción cinematográfica de uno de los pilares del patriotismo estadounidense es responsabilidad del director Roland Emmerich.

El cineasta alemán ya ha derrumbado anteriormente estandartes capitalistas en cintas como Día de la Independencia (1996) y El Día Después de Mañana (2004).

Niega categóricamente que sus películas sean alegorías de lamentables hechos reales, como el ataque del 11 de septiembre en Nueva York o el atentado de este año en el maratón de Boston.

“Creo que tenemos que tener mucho cuidado de no tomar tan en serio las películas, porque yo no tomo mis películas así de en serio.

“Esos eventos son demasiado trágicos incluso para compararlos con una película. Eso es lo que a mí me fastidia un poco, haces una película y ésta debe ser graciosa y entretenida”, dijo en conferencia.

Sin embargo, Emmerich acepta que aun y que se tratan de mero entretenimiento, sus filmes sí tienen mensaje.

“Trato de ponerles un mensaje a mis películas, pero intento no excederme para no tener a gente irritada por eso. Cada película y cada historia te dicen algo acerca de la condición humana.

“Y ésta es acerca de la división que hay en Estados Unidos, la gente ya no está actuando democráticamente porque están muy distanciados unos de otros”.
En La Caída de la Casa Blanca, Channing Tatum es un policía que se viste de héroe para salvarle la vida a su hija y al Presidente de Estados Unidos (Jamie Foxx) tras un ataque terrorista.

“Cuando Roland está filmando y todo está explotando alrededor, mantener la adrenalina arriba es el problema porque alcanzas lo máximo y entonces quieres calmarte.

“Al final del rodaje terminas exhausto y golpeado, entonces, es un poco menos de actuación, no necesitas actuar mucho”, explicó el astro.

El actor de 33 años, y quien este año se estrenó como papá, defendió el tipo de cine catastrófico que realiza Emmerich.

“Así son las películas. Tú vas a las películas porque quieres ver algo extraordinario, ya sea una catástrofe o una epifanía, y vas al cine para ver a alguien que pueda derrotar algo que tú no puedes derrotar.

“Siempre voy a ver esto como una película, y espero nunca pase en la vida real”.

El “power” femenino de la cinta está representado por Maggie Gyllenhaal, quien interpreta a una agente del Servicio Secreto que sufre una transformación en su personalidad.

“Al principio de la película soy una persona muy cuadrada y muy intelectual, pero probablemente un poco muerta por dentro, pero luego participo con Channing y comienzo a revivir un poco”, platica la actriz.

Aunque sobran los balazos y las bombas en las escenas de acción, Gyllenhaal confiesa que el rodaje fue muy chistoso para ella.

“Me acuerdo estar arriba de un helicóptero y pedirle a Jamie (Foxx) que dejara de hacerme reír, porque eso es poco profesional hasta cierto punto. Honestamente, fue muy divertido”.

.