Morelia, Michoacán, Viernes 19 de diciembre de 2014

Buscar
www.provincia.com.mx

Las claves para entender el conflicto en Ucrania

ucraniaconflicto

Las protestas, al principio pacíficas, estallaron cuando el presidente ruso decidió dar marcha a atrás a la firma del Acuerdo Comercial entre la UE y Ucrania. | Foto: Archivo

Ucrania está a la deriva. La estabilidad del país se tambalea  y la posibilidad de que estalle una guerra civil es muy probable tras los enfrentamientos de hoy en la plaza Maidán.  El país vive uno de los momentos más tensos de su historia, que tiene a la Unión Europea y Rusia en el centro.

¿Cómo se origina el conflicto?
Las protestas, al principio pacíficas, estallaron cuando el presidente ruso decidió  dar marcha a atrás a la firma del Acuerdo Comercial entre la UE y Ucrania. El presidente Yanukovich había anunciado que firmaría ese acuerdo, considerado el paso previo para la integración en la UE. Dos días antes de su firma, el presidente dio marcha atrás, decisión que provocó las manifestaciones pacíficas en Maidan.

¿Qué influencia tienen Rusia en el país?
Rusia advirtió a Ucrania que si firmaba el acuerdo con la UE tendría repercusiones importantes en las relaciones comerciales entre ambos países.

Los ucranianos tienen una importante dependencia de los rusos. Rusia es el principal proveedor ucraniano de gas y el Kremlin los supo aprovechar al inicio de la crisis, cuando ofreció un descuento en el suministro al país.

Por otro lado, a ambas les une una relación histórica que se remonta a los años URSS. En este sentido la región oriental del país es considerada pro-rusa, mientras que la zona más occidental es más europea. Muchos ucranianos  la zona oriental hablan ruso. El propio presidente hablaba ruso hasta que inició su carrera política.

¿Quién es Yanukovich?
Lo primero que sorprende de Viktor Yanúkovich es su pasado turbio, vinculado a asuntos criminales que incluso dieron con sus huesos en la cárcel.  Como cualquier otro aspirante a ser alguien en la vida política de su país en la época soviética, tuvo que apuntarse al Partido Comunista. A partir de ahí, la suya fue una carrera fulgurante que le llevó hasta donde está hoy.

Ya como importante dirigente político, Yanúkovich se hizo de manera sospechosa con varios títulos universitarios. Después, intentando convertirse en Presidente de Ucrania, por todos los medios a su alcance, con el fin de favorecer una política pro rusa.

Durante la campaña para las elecciones presidenciales de 2004. Se pensó en él, entonces Primer Ministro, para suceder a Leonid Kuchma, un presidente marcado por escándalos de corrupción. Y con herramientas de este tipo ganó aquellos comicios. Los de 2010, el 52 por ciento de los votos obtenidos esta vez, presuntamente, con total limpieza.

¿Quiénes forman la oposición?
Desde el encarcelamiento de la ex primer ministra Julia Tymoshenko en 2011, no ha habido ninguna fuerza que ejerza una fuerte oposición al presidente.  En la actualidad hay tres partidos políticos: el de  Timoshenko, liderado por Arseni Yatseniuk; el partido del campeón de boxeo, Vitaly Kliscko, y el partido liderado por Tiagnybok, el nacionalista Svoboda.

Los tres acudieron a la plaza de Maidan donde  mostraron su apoyo a las manifestaciones y su intención de mantener conversaciones con el presidente. Los tres expresaron su intención de presentar a las elecciones presidenciales e 2015. Los tres presentaron la semana pasada un plan que incluye establecer instituciones paralelas (parlamento, gobierno, ejército y autoridades locales) sin embargo,  no han ofrecido una hoja de ruta.

La falta de un líder claro, que aglutine a la oposición y que se presente como baluarte de la cambio político, es el lastre de un movimiento revolucionario que clama un giro hacia Europa, entendido como una apuesta por la democracia, los derechos humanos  y  garantía de una vida próspera y sin corrupción.

¿Quiénes se manifiestan en Kiev?
En la manifestación pacífica que veíamos en el mes de noviembre se reunieron universitarios, trabajadores, jóvenes y mayores que compartían un objetivo: convencer al presidente para que dieses marcha atrás en la firma del acuerdo con  Rusia. Ahora sin embargo, grupos extremistas armados con K-47 controlan el país. La violencia marca ahora la agenda política del país.

¿Por qué es importante el conflicto?
Estados Unidos y la Unión Europea amenazan con sanciones al tiempo que piden paz y buscan diálogo, Vladimir Putin llama al presidente Viktor Yanukóvich desde el Kremlin mientras Rusia envía dinero y le abarata el gas que le vende. También lo llama el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, para que detenga la represión. ¿Qué tiene Ucrania para hacer que todos estos actores estén tan dispuestos a actuar?

Es para muchos el vértice donde se disputa una suerte de renovada Guerra Fría, en la propia geografía de Europa.

Esa tensión ya ha dejado al menos 40 muertos y centenares de heridos. Los choques entre opositores y fuerzas de seguridad, especialmente en la capital, Kiev, se han vuelto constantes. Y un reciente intento de tregua fracasó.

Todo comenzó en noviembre, cuando Yanukóvich optó por rechazar un acuerdo para profundizar los lazos con la Unión Europea (UE), que habían estado negociando por tres años, a cambio de extender su acercamiento a Rusia.

El cuello inmóvil
Durante casi todo el siglo XX Ucrania formó parte de la Unión Soviética, hasta su independencia en 1991.

Desde entonces, su mirada empezó a girar, desde Oriente hacia Occidente, desde Rusia hacia la Unión Europea; con el ejemplo de Polonia, Eslovaquia y Hungría -todos ellos ya miembros de la UE- en el horizonte.

Pero el cuello de Ucrania no termina de completar ese movimiento, porque dos fuerzas encontradas lo han dejado paralizado.

Por un lado, el impulso de acercarse hacia Europa, promovido fundamentalmente por las jóvenes generaciones que habitan en el oeste del país.

Por el otro, un oriente y sur más cercanos a Rusia -donde de hecho se habla ruso y no ucraniano- que añora los años de la integración soviética.

Y de cada lado, los intereses y presiones de grandes potencias mundiales.

El gas
Ucrania depende de Rusia para el abastecimiento de gas y por su territorio pasan gasoductos que transportan gas ruso a la UE.

Muchos analistas creen que la crisis del gas entre 2006 y 2009 fue una consecuencia de las tensiones políticas que ya entonces había en Ucrania, entre acercarse más a Rusia o a la UE.

Esas tensiones estaban en el corazón de la Revolución Naranja de 2004, en la que el actual presidente, Viktor Yanukóvich perdió poder, al tiempo que ascendieron líderes más favorables a Occidente, como Viktor Yuschenko y Yulia Tymoshenko.

Pero esos políticos no lograron satisfacer las expectativas populares, lo que llevó a que Yanukóvich ganara las elecciones en 2010.

‘Eran corruptos, incompetentes. Entonces la gente votó por Viktor Yanukóvich por la desesperanza ante el modo en que su país era manejado’, le dijo al programa PM de Radio 4 de la BBC el editor internacional de la revista The Economist, Edward Lucas, también autor del libro ‘La nueva Guerra Fría: la Rusia de Putin y su amenaza a Occidente’.

‘Eso, desafortunadamente, abrió la puerta a Rusia, y Rusia forzó a Ucrania a decirle que no al acuerdo comercial con la Unión Europea, y arrastró a Ucrania hacia el lado de Rusia’, agregó Lucas.

En una reunión el 17 de diciembre de 2013 entre Putin y Yanukovich, Rusia se comprometió a comprar US$15.000 millones en bonos del estado ucraniano y reducir el precio del gas que le vende al país.

Socios comerciales
Rusia es además el principal socio comercial de Ucrania.

En 2012, según cifras del Servicio Estatal de Estadísticas de Ucrania, las exportaciones del país a Rusia fueron de US$68.800 millones, mientras importó por valor de US$84.700 millones de su vecino.

Entretanto, los intercambios con la UE representan un tercio del comercio exterior de Ucrania.

En 2012 el país exportó por US$20.000 millones al bloque, del que compró productos y servicios por US$32.600 millones (de acuerdo con cifras de la Comisión Europea).

En su mayoría las exportaciones de Ucrania a la UE están beneficiadas por un esquema de exenciones tarifarias.

Esferas de influencia
Pero para Mark Mardell, editor de la BBC para Norteamérica, el asunto va más allá del mero comercio exterior.

‘La batalla por Ucrania es acerca de la influencia y alcance de Occidente en el mundo’, dice.

‘Desde la caída de la Unión Soviética, Rusia ha perdido catastróficamente frente a Occidente’, agrega.

‘No sólo exaliados como Polonia o República Checa son parte de la UE, sino que también se han sumado al bloque exmiembros de la URSS, como Lituania y Letonia. Y ahora el histórico aliado ruso, Serbia, también decidió sumarse’.

Y Rusia no tiene intenciones de dar el brazo a torcer con Ucrania.

El canciller ruso Sergei Lavrov dijo en estos días: ‘Muchos países occidentales intentan de toda forma interferir, alientan a la oposición a actuar por fuera de la legalidad, hasta coquetean con los militantes, dan ultimátums, amenazan con sanciones’.

Ya en 2010 Ucrania firmó con Rusia un acuerdo por el que le ofreció un descuento del 30% en el gas natural que le vende, a cambio de que Ucrania extendiera por 25 años el arriendo de la ciudad de Sebastopol, en el Mar Negro, donde Rusia tiene una importante base naval.

Los manifestantes contrarios a Yanukóvich creen además que el presidente está encaminándose hacia la inclusión de Ucrania en la Unión Euroasiática, una unión aduanera impulsada por Putin, de la que ya forman parte Bielorrusia y Kazajistán.

Tanto Putin como Yanukóvich rechazan esta acusación.

Debilidad occidental
Lucas, de The Economist, cree que Putin y su gente en el Kremlin, ‘nunca aceptaron los términos del acuerdo de 1991, luego del colapso de la Unión Soviética’.

‘Quieren recuperar una parte de Europa que ellos creen que les pertenece, que es parte de su esfera de influencia’.

Para él, si eso sucediera, sería ‘aterrador’.

‘El occidente del país no va a aceptar el mandato de Moscú o de Kiev, si es en nombre de Moscú; pelearon una guerra de de guerrillas por diez años entre 1945 y 1955, que fue finalmente aplastada brutalmente por Stalin’.

Si esto sucediera, dice Lucas, se ‘puede trastornar la provisión de gas y petróleo de Europa’.

Y tanto él, como Mardell, de la BBC, ven falta de firmeza en la UE y en EE.UU.

Para Mardell ‘Europa se muestra débil’ y ‘Barack Obama da la imagen de estar desinteresado en el extranjero’.

Con información de BBC Mundo y http://www.teinteresa.es/

.