Morelia, Michoacán, Martes 23 de septiembre de 2014

Buscar
www.provincia.com.mx

“Quiero ser presidente del PRI”: se equivoca Cordero

El aspirante a la dirigencia nacional del PAN, Ernesto Cordero, realizó una gira en Yucatán donde se encontró con militantes de varios municipios. | Foto: Cortesía

Mérida,Yucatán.- Ante un auditorio lleno de panistas  en esta ciudad, el senador con licencia y aspirante a dirigir Acción Nacional, Ernesto Cordero Arroyo, se confundió y en su discurso aseveró textualmente: “Yo quiero ser presidente del PRI… para ordenar ese legado de millones, de miles de mexicanos que desde 1939 han construido un país, el país que hoy tenemos”.

Ante la sorpresa de sus oyentes, el aspirante panista no reparó en la confusión y continuó en su discurso: ” Yo quiero ser presidente del PAN para hacer un  partido digno,  fuerte, de pié, que no esté sometido a ningún gobierno, que sea independiente”, sostuvo.

En el último evento de campaña de su primer día de actividades en Yucatán, Cordero Arroyo se reunió por la noche con panistas de Mérida y  ahí, ante ellos, declaró enfático “Yo quiero ser presidente del PAN, para recuperar la mística y los valores del partido”, “Yo quiero ser presidente del PAN, para que nunca más seamos un partido de rodillas ni sometido a ningún gobierno”, y fue cuando se confundió: “Yo quiero ser presidente del PRI…. para ordenar ese legado de millones de mexicanos”.

Poco antes de reunirse con los seguidores de su partido, Cordero Arroyo había declarado acerca de las acusaciones sobre una supuesta “guerra sucia” en la contienda interna del PAN, “A mí me echan la culpa de todo…hasta de que se confunda (Gustavo) Madero con el PRI y el PAN”.

Reiteró su deseo de que el panismo esté unido que no significa uniformidad como la que hay en el PRI, en el que todos reciben línea y tienen que someterse a lo que se les diga.

Cordero Arroyo señaló también es necesario trabajar para evitar que en el PAN se vulneren los estatutos, la mística que se ha ido desdibujando, que sea una organización con valores y principios y que escuche auténticamente a su militancia.

 

Extraído de “El Universal”

.