Elisa Carrillo engalana espectáculo dancístico en Bellas Artes

El evento mostró parte de la riqueza cultural de México, con algunas de las piezas musicales más emblemáticas y conocidas

0
593

Un espectáculo de danza lleno de color con música tradicional mexicana interpretada en vivo por coros, mariachis y agrupaciones de instrumentos de cuerda, ofreció la noche del miércoles el Ballet Folklórico de México con la Compañía Nacional de Danza y la primera bailarina de Staatsballet Berlín, Elisa Carrillo Cabrera en el Palacio de Bellas Artes.

El evento de Gala mostró parte de la riqueza cultural de nuestro país con algunas de las piezas musicales más emblemáticas y conocidas como “La Bamba”, “La Adelita” y “Cielito Lindo”, también con trajes típicos mexicanos de los estados de Veracruz, Guadalajara, Oaxaca y Michoacán, además de vestimenta maya y de charro.

La presentación inició con una espectacular escenografía que simulaba un bosque. Los bailarines de la Compañía Nacional de Danza usaban vestuarios distintos y llenos de color mientras se movían al son del conjunto de piezas de “Los mayas”, mismas que están basadas en las leyendas de los libros sagrados de dicha cultura.

Las luces se apagaron para marcar el inicio de los “Sones antiguos de Michoacán”, un conjunto de sonidos ejecutados por guitarras y violines que le daban un toque de música clásica pero sin perder el estilo mexicano. Fue en ese momento cuando la bailarina Elisa Carrillo subió al escenario para cautivar a los espectadores al lucir un vestido amarillo y bailar descalza usando una técnica típica de ballet clásico.

De pronto Elisa salió del escenario y emergieron dos músicos con arpas afinadas en tonos diferentes que tocaban una dulce y alegre melodía, posteriormente se sumaron más instrumentos de cuerda como una guitarra y varios ukeleles. Los músicos salieron del escenario y dejaron a los bailarines que portaban trajes de colores claros.

Más tarde el escenario cambió, un coro se escuchó en el recinto, interpretó “La Revolución”, tema dedicado a los hombres y mujeres que hicieron historia al participar en la Revolución Mexicana, un grupo de bailarines interrumpió para dar paso a la interpretación de “La Adelita”.

Llegó después el turno de la “Fiesta de Tlacotalpan sin pescador”, que celebra la fiesta de la Virgen de la Candelaria. El ballet mezcló música del caribe con tambores y congas de carnaval en la interpretación de sones jarochos como “El pescador”, “La morena”, “La bamba” y “El negrito batey”, mientras que los bailarines usan el traje tipico de Veracruz.

El Palacio de Bellas Artes retumbó con la interpretación llena de fuerza de 25 tambores colocados en los palcos del Palacio para la danza prehispánica de “Los Matachines”, seguido de la famosa “Danza del Venado”.

Nuevamente las luces se apagaron por completo, algunos espectadores pensaron que había concluido el show pero no fue así, Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, el embajador José Luis Martínez, Viviana Basanta, directora artística del Ballet Folklórico, y Salvador López el director general de dicho Ballet.

Hizo uso de la palabra Salvador López quien expresó: “Seguimos celebrando a Amalia Hernández aún a un año del centenario de su natalicio, fue sin duda una mujer que puso en alto las tradiciones y el nombre de México”.

“La institución siempre ha buscado a nuevos eventos han pasado más de 6000 mil bailarines en sus filas tras todos estos años, quiero hacer un reconocimiento al señor José Villanueva quien siempre ha formado parte de esta institución y dar también una felicitación muy grande y un reconocimiento a la trayectoria de la estrella mexicana Elisa Carrillo Cabrera”.

Después de las palabras del director y de entregar flores a los homenajeados, llegó la hora de la última interpretación en homenaje a Amalia Hernández, se trató del “Huapango de Moncayo”, una obra sinfónica compuesta por José Pablo Moncayo conocido como el tercer himno nacional mexicano después de la Marcha de Zacatecas.

Durante la interpretación de la música los bailarines lucieron todos los vestuarios que habían usado en las canciones anteriores y dieron una grata sorpresa al público al bajar del escenario a bailar con el público asistente. En medio de múltiples ovaciones, el espectáculo dancístico llegó a su fin.

Compartir