Velarde, el promotor que quiere comprar al Atlante

Alejandro Burillo quiere vender al club y para ello creó una opción de compra que le interesa al representante de jugadores, ya con experiencia como directivo en Cancún

0
357

Ciudad de México.- Desde el año pasado, Manuel Velarde ha buscado hacerse del Atlante y ahora está más cerca de ello, a pesar de que es representante de jugadores y la Federación Mexicana de Futbol impide que un promotor funja simultáneamente como directivo.

De cualquier modo, la intención del empresario es adentrarse en el mundo azulgrana, luego de que su actual dueño, Alejandro Burillo, creó una opción de compra, misma que negocia con Velarde a cambio de que este opere y mantenga al equipo por un tiempo.

Fuentes consultadas revelaron que esa opción de compra es por aproximadamente 10 millones de dólares, la cual puede ser ejercida en un lapso de tres años.

Velarde es conocido en el futbol mexicano por ser un representante de jugadores que trabaja muy de cerca con Greg Taylor, uno de los personajes que más jugadores promueve dentro de la Liga MX.

Algunos jugadores del plantel azulgrana ya han sido avisados del nuevo socio, a quien han visto en el Estadio Andrés Quintana Roo de Cancún, donde la negociación mantendría también como accionista a Miguel Ángel Couchonal, mientras que su hijo seguiría como directivo.

Velarde lleva tiempo diversificando sus roles, particularmente en la Riviera Maya, ya que hace poco intentó formar parte de los Pioneros de Cancún, además de que según las mencionadas fuentes es socio de los Caimanes de la Tercera División, un club también de la paradisiaca localidad quintanarroense.

En caso de que se concrete la negociación, en algún momento Manuel Velarde deberá decantarse por alguna de sus dos facetas, más aun cuando es representante avalado por FIFA.

Por ejemplo, el ex representante de jugadores, Mauricio García de la Vega, debió renunciar a su trabajo como promotor ante la Femexfut hace unos meses, cuando compró el Salmantino de la Tercera División española.

Los Potros están así ante una nueva opción para resurgir a partir de la inyección económica, sobre todo porque en el plantel aún hay adeudos de salarios incluso del torneo pasado.

De cualquier modo, para el verdadero resurgimiento deberán esperar, pues el Atlante no es de los clubes certificados para ascender en 2019, por lo que hasta el verano de ese año podrían recibir el aval en caso de cumplir con todos los requisitos impuestos por la Liga MX, como por ejemplo dejar de recibir dinero gubernamental para intentar volver a Primera División hasta el 2020.

VIAMediotiempo
Compartir