Por Verónica Torres Medrano / Foto: Rodolfo Ayala | Provincia

Morelia ha crecido de manera desmedida y con graves problemas, aseguró el candidato a la alcaldía moreliana por el Partido Encuentro Social (PES), Fausto Vallejo Figueroa, quien precisó que la escases y la mala calidad del agua, la inseguridad, el desempleo, la simplificación administrativa y los servicios públicos son temas que deben atenderse para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.
En visita de cortesía, en un encuentro con el director general de Diario PROVINCIA, Alonso Medina González, el candidato busca llegar por quinta vez a la Presidencia Municipal y expuso que es un postulante externo ciudadano que no milita en el PES, por lo que puntualizó que no irá con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), aunque aclaró que hasta el momento no ha decidido si votará por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por la alianza federal de Morena, PES y el Partido del Trabajo (PT).
Señaló que atacar la corrupción y manejar con transparencia la administración ha sido parte de su trabajo como presidente municipal de Morelia y gobernador del estado, en donde ha salido libre de las auditorías que se realizaron por dejar trabajar a todos y atendiendo las necesidades de los morelianos y michoacanos.
Al puntualizar cada uno de los temas que se enfocará a partir del 14 de mayo como marca el calendario electoral para los candidatos locales, Vallejo Figueroa indicó que un problema social es el agua, en el cual reconoció que la escasez y la mala calidad son por diversas acciones que conllevarán a que en un futuro no exista este vital líquido en la capital del estado.
Evidenció que actualmente se está perforando a más de 500 metros y que la zona del boulevard está siendo afectada por la extracción de agua y que hoy, hunde casas y terrenos en la zona. “Se extrae cantidades de agua que se manda inclusive al Punhuato (…) se tiene que buscar otras extracciones de agua”.
Mientras que un problema inmediato que tocó fue el de la seguridad, donde aseguró que hay varios aristas por atender y en primera se debe dar el lugar a los elementos policiales como seres humanos y que obtengan los beneficios sociales que los proteja a ellos y sus familias para que se interesen en el trabajo, además de las herramientas laborales que son sustanciales para atender los llamados de la ciudadanía, al igual que estar al pendiente de su desempeño y capacitación para atender el tema de inseguridad.
El exgobernador de Michoacán precisó que también se deben crear ofertas laborales para que se atienda el problema de inseguridad y de la mano generar mayor desarrollo social y económico a la capital. “Si no se genera empleo, sino hay las condiciones para que no haya desempleo, obra pública, no se avanza”.
En el tema de simplificación administrativa señaló que hay que agilizar los trámites municipales donde no se afecte a los nuevos comerciales y empresas que abrirán en la capital michoacana, a fin de que tengan un crecimiento exponencial para el desarrollo de la ciudad.
En servicios públicos comentó que uno de los temas de prioridad es el alumbrado público. Documentó que para este rubro se requiere de un proyecto que contemple el cambio de 70 mil luminarias, de las cuales 10 mil se pueden preservar pero hay que darles el mantenimiento correspondiente.
Al ser cuestionado sobre su salida del Partido Revolucionario Institucional (PRI), institución política en la que militó por poco más de 40 años, Fausto Vallejo indicó que su determinación fue para “no soportar ‘majaderías’ de quienes no son dirigentes, sino dueños del partido y que han despreciado las bases con la imposición de tanto candidato”.
Destacó que es priísta en esencia y formación, pero que el desprecio a la gente y la falta de apoyo a quienes tenían el perfil para aspirar a un cargo de elección popular, fueron algunos de los puntos por el cual dejó el partido y aceptó la invitación del PES, en primer lugar a una diputación y al final para ser el candidato a la alcaldía de Morelia.
Respecto a su administración como gobernador del estado recordó que la entidad lo recibió con una deuda cerca de 32 mil millones de pesos, 15 mil 975 millones estaban dentro de la deuda bancaria y 8 mil millones a proveedores, además que la administración federal de aquel entonces con Felipe Calderón, dejó morir a Michoacán antes de concluir su sexenio a pesar de las problemáticas que se arrastraban de años anteriores.
“El adeudo y los problemas de inseguridad no nacieron conmigo, nació de las dos o tres administraciones anteriores; hay que analizar con profundidad la semilla de la seguridad, quien procreó a los líderes”.
Expuso que para poder combatir la inseguridad se requería de recursos y los maleantes obtenían mayor dinero por el cobro de las minas y otras afectaciones que laceraron al estado y que se atendieron con estrategia.

Compartir