‘Winnie The Pooh’: Las 4 lecciones de la película

"Christopher Robin: Un reencuentro inolvidable", es lo más tierno que verás en el cine.

0
375

Winnie The Pooh es sinónimo de infancia para muchos. Las mágicas aventuras del osito amarillo con suéter rojo y sus inseparables amigos Tigger, Puerquito, Conejo e Igor han sido adaptadas a cine y televisión en más de una ocasión, pero por primera vez la vemos en una versión de acción real.

Ahora el pequeño Christopher Robin, interpretado por el actor Ewan McGregor creció y se olvidó que le encantaba pasar cientos de aventuras junto con su grupo de peluches en el Bosque de los Cien Acres, que en la vida real existe y se llama BosqueAshdown y se ubica a unos 50 metros de Londres.

Ahora son sus amigos de la infancia los que entran en su mundo de adulto para ayudarlo a recordar al niño aventurero, cariñoso y alegre que aún lleva dentro.

¡Sin duda al salir del cine querrás valorar más el tiempo que pasas con tus seres queridos!. Aquí te dejamos algunos mensajes que nos enseñan Christopher Robin y Winnie The Pooh:

1.-Revivirás tu niñez:

Si eres mayor de 25 años, te darás cuenta que ya creciste al igual que Christopher Robin, por ello entenderás que como eres grande tus prioridades son otras ya no los juguetes; ahora todo es trabajo y luchar por tus sueños, “que esos no se logran solos”.

Hay momentos tiernos y líneas maravillosas, los verdaderos fanáticos de Pooh, pasarán dos horas de melancólica narrativa y llegarán a la conclusión de que todo el mundo necesita revivir su niñez.

2.- La importancia de brindar un tiempo a la familia:

La película no es tanto para niños, su ritmo es lento y la trama en sí está dirigida a los adultos como un recordatorio para tomarse un tiempo libre del trabajo y centrarse en la familia.

Winnie The Pooh, te dejará claro que no todo en la vida es trabajo, y que debes de balancear tu tiempo, para dedicarle a tus seres queridos momentos de calidad.

3.- El valor de la vida:

“Avanzar a donde no he ido, en vez de volver a donde ya fui”, la filosofía de Winnie era sencilla: “no hacer nada, es lo mejor de todo”. El tierno osito amante de la miel te recuerda que debes vivir el momento y disfrutar cada instante de la vida. El personaje nos enseñará a ver de una manera diferente, las situaciones que se nos presentan a diario.

4.-Luchar contra los ‘efelantes’:

Los personajes Tigger, Puerquito, Conejo e Igor nos enseñan que todos tenemos miedo a algo, en ese caso los personajes a ‘los efelantes’, esas cosas que no nos dejan avanzar, sin embargo para poder dejarlos atrás tienes que vencerlos.

Afortunadamente, todo fluye de manera adecuada en la melancólica película; esta posee una estructura bien lograda que nunca llega a quedarse en un ritmo frenético, esta nos permite apreciar lo que está pasando. Asimismo, los momentos de nostalgia y drama están equilibrados, ninguno sobrepasa al otro.

Es una lastima, que el final de la trama, sucede muy al estilo “La Rosa de Guadalupe”, ahí les falla un poco pues es muy predecible lo que pasará. ¡Sin duda tienes que contarnos que tal te pareció a ti el final de la trama!

Aquí algunos datos curiosos del rodaje:

1.- Los muñecos fueron creados por el equipo de efectos visuales Animated Extras con sede en Sheppertón Studios. Estos fueron hechos con especial cuidado y prestando atención a la pancita de Winnie the Pooh que tuviera la característica suavidad de dar ganas de abrazarlo.

2.-Sin duda alguna Igor muestra su depresión al cien por ciento, desde que sale por primera vez, es tan contagioso su desánimo que querrás entrar en la escena a reanimarlo un poco.

3.- Durante el rodaje se utilizaron 17 locaciones del Reino Unido entre calles de Londres y los estudios Sheppertón.

4.- La producción de la cinta tuvo consciente cuidado con la locación del Bosque Ashdown, se utilizaron vehículos con baja presión de aire en los neumáticos para no dañar las raíces de los antiguos árboles, ni aplastar ninguno de los helechos protegidos del famoso lugar.

5.- Disney estrenó por primera vez en 1966 el corto animado “Winnie the Pooh and the Honey tree”, con el personaje Christopher Robin al que siguieron los cortos “Winnie the Pooh and the blustery day” y “Winnie the Pooh and tigge, too”.

 

Compartir