Base de Santa Lucía no sería viable desde una perspectiva aeronáutica: MITRE

Terminaría demorando aún más el tráfico aéreo en la capital del país, advierte.

0
357

Uno de los temas más relevantes en los últimos días sin duda es la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), y al respecto, MITRE lanza algunas advertencias.

De acuerdo con el el organismo sin fines de lucro —con origen en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés)- el proyecto de utilizar la base de Santa Lucía no sería viable desde una perspectiva aeronáutica, ni en el corto ni en el largo plazo.

Y es que, además, de que puede poner en riesgo la seguridad de las personas por el cruce en la ruta de descenso de las aeronaves, terminaría demorando aún más el tráfico aéreo en la capital del país.

En el documento que llegó a la oficina del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se explica que es inviable debido a una interferencia significativa en el espacio aéreo y de procedimiento que limitaría la capacidad entre los flujos de tránsito hacia y desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y la base militar.

Asimismo, indica que el plan propuesto de operación simultánea daría lugar a la creación de un sistema aeroportuario y aeroespacial congestionado, con retrasos y problemas operacionales que impedirían satisfacer la demanda de aviación a largo plazo en la Ciudad de México.

De acuerdo con MITRE, es raro encontrar espacio disponible cerca de una gran metrópoli para la construcción aeroportuaria, por lo que “Texcoco es una verdadera excepción”.

Reiteró que operar técnicamente ambos aeropuertos es un proceso que no sería seguro.

“Aeronáuticamente no es viable, no se puede, además crearía un espacio severamente congestionado”, acotó.

En marzo, el director del Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados para la Aviación de la Corporación Mitre, Bernardo Lisker, señaló que la interferencia se daría al tener dos aviones volando uno del norte y el otro del este que deberán cruzar por el mismo punto, con una separación vertical menor a lo que las reglas establecen, y estaría abajo de mil pies, contra la seguridad.

Actualmente, la separación entre aeronaves que aterrizan en el aeropuerto capitalino es de cuatro millas náuticas, y con Santa Lucía se tendría que llegar a las ocho millas náuticas.

En tanto, el presidente del Colegio de Ingenieros Mexicanos en Aeronáutica (CIMA), Gregorio García Morales, coincidió en que la operación simultánea del AICM y Santa Lucía no sería factible, debido a que en la trayectoria de los aviones existe un punto en donde los vuelos convergen, lo que, en dado momento, pudiera provocar ciertos problemas en la operación o hasta algún accidente.

“Las trayectorias de vuelo llegan a un punto donde convergen y esto puede provocar serios problemas, uno o varios accidentes. Las trayectorias no están propias para que estén operando al mismo tiempo. Además, ahora las aeronaves traen otras tecnologías, por eso se requiere otro aeropuerto con otras tecnologías y una amplitud diferente”, explicó a Notimex.

Dijo que por ello el aeropuerto que se construye en la actualidad es necesario, así como por la saturación de la actual terminal.

En el documento entregado al presidente electo, que es parte de los 270 que fueron exhibidos el pasado viernes, MITRE afirma que el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAICM) ofrece significativamente más capacidad como un aeropuerto único, que las capacidades potenciales combinadas de un AICM ampliado y Santa Lucía.

Compartir