Por Reuters | Provincia
Ciudad de México.

Los candidatos mexicanos iniciaron formalmente el viernes las campañas que tendrán una duración de tres meses rumbo a las elecciones presidenciales de México, con promesas de transformar el sistema político del país que padece una arraigada corrupción.
Dos de los cuatro aspirantes presidenciales comenzaron sus campañas en los primeros minutos del viernes, aprovechando la inconformidad por los escándalos de corrupción que han golpeado al oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó la mayor parte del siglo pasado.
La molestia del votante hasta ahora favorece al izquierdista Andrés Manuel López Obrador, de 64 años, quien tiene una ventaja de dos dígitos en la mayoría de las encuestas rumbo a los comicios de 1 de julio, e iniciará el domingo su campaña centrada en la lucha contra la corrupción.
El segundo lugar en los sondeos, Ricardo Anaya, candidato de la coalición de derecha e izquierda “Por México al Frente”, lanzó su campaña en Ciudad de México con un discurso ante unos 1,000 jóvenes que le presentaron propuestas para combatir la corrupción y la violencia que azota al país.
“México va a cambiar”, dijo mientras los jóvenes gritaban. “Ese gobierno corrupto tiene sus días contados”, agregó Anaya, del derechista Partido Acción Nacional (PAN) y el más joven de los cuatro aspirantes presidenciales, con 39 años.
Mientras, José Antonio Meade, de 49 años y cinco veces ministro marcha en el tercer lugar de las preferencias. Meade, quien representa al PRI pero que no es miembro del partido, también ha prestado servicios bajo la administración del PAN.
Meade lanzará el domingo su campaña haciendo hincapié en promesas para solucionar problemas sin retroceder en el progreso económico.
SIN VISTA GORDA A CORRUPCIÓN
Un gobierno de López Obrador podría marcar un cambio en la dirección de México, con un enfoque menos complaciente hacia Estados Unidos y una visión más cautelosa de la inversión extranjera.
El exalcalde de la Ciudad de México ha prometido que revisará contratos petroleros y gasíferos y que detendrá la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México, la mayor obra de infraestructura del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.
Los críticos han dicho que la incertidumbre en torno a sus políticas ahogará los negocios, mientras que López Obrador dice que eso es mejor que hacer la vista gorda ante la corrupción.
Mónica Vargas, una estudiante de Literatura del central estado de Tlaxcala, dijo que apoya a Anaya porque sabe escuchar a los jóvenes. Afirmó que muchos de sus compañeros se habían retirado de clases por falta de dinero.
“Como mexicana me siento muy decepcionada por tener miedo a salir a la calle, es que nos damos cuenta de cuan ricos se han vuelto nuestros funcionarios públicos y nosotros como pueblo viviendo todo el tiempo con rezagos”, agregó Vargas, de 22 años.
La ex primera dama Margarita Zavala, que ocupa el cuarto lugar en las encuestas, también inició en los primeros minutos del viernes su campaña como candidata independiente.
“Nosotros tenemos a tres candidatos que representan la política de la trampa y el dinero. La política de la corrupción que navega con bandera de honestidad”, dijo a sus partidarios en el famoso monumento al Ángel de la Independencia, en céntricas calles capitalinas.