Estudiantes del IPN crean desechables amigables con el medio ambiente

De acuerdo a los creadores del bioplástico, lo que buscan es, además de cuidar al medio ambiente, sustituir los polímeros que se usan con frecuencia en los productos desechables.

0
380

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon un bioplástico a partir de la cáscara de papa que tiene como principal cualidad degradarse en un periodo de entre cuatro a cinco meses, sin causar daños al medio ambiente desde su elaboración y hasta que es desechado.

De acuerdo con los creadores de esta propuesta, Gabriela García Orozco, Lucero Guerra Tovar, Joel Sánchez Díaz y Yoxan Solís Vázquez, alumnos del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 10 “Carlos Vallejo Márquez”, su proyecto busca sustituir los polímeros que se usan con frecuencia en la elaboración de productos desechables como vasos, platos y cucharas de plástico, los cuales tardan entre 500 y mil años en desintegrarse.

De esta forma también pretenden reducir la contaminación derivada de esos productos que se ha convertido en un problema alarmante, que afecta al suelo, el aire y  mares.

“Es un biopolímero fabricado con residuos orgánicos como el almidón de la cáscara de la papa y la fécula de maíz, lo cual hace que el producto sea amigable con el ambiente”, indicó Yoxan Solís Vázquez, alumno de la carrera técnica de Diagnóstico y Mejoramiento Ambiental.

Asimismo los estudiantes afirmaron que el calor no destruye sus artículos elaborados con bioplástico, toda vez que resisten una bebida con temperatura de hasta 150 grados Celsius, así como las convencionales, como café y té que van de los 35 a 45.

En este sentido, destacaron que sus productos no tienen sabor y que actualmente son de color naranja, pero que pueden producirse sin éste.

 

Compartir