Cuba da un paso importante para reconocer legalmente el matrimonio igualitario

En un proyecto para reformar la Carta Magna de Cuba, se ha planteado reconocer el matrimonio entre dos personas y no limitarlo solo a hombre y mujer como actualmente ocurre

0
240

La Habana, Cuba.- El proyecto constitucional define, en su artículo 68, al matrimonio como “la unión voluntaria consensuada entre dos personas”. En este sentido, los debates en la Asamblea Nacional buscan modificar la Constitución que data de 1976 y que contiene la definición vigente de matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

“Sería la puerta abierta para poder avanzar con posterioridad en la legalización de las parejas homosexuales”, explicó el periodista y activista gay Francisco Rodríguez, quien además es miembro del Partido Comunista de Cuba (PCC), de acuerdo con el portal Desastre.

Además, el proyecto de la nueva constitución pretende incorporar el principio de no discriminación por orientación sexual e identidad de género, lo que propiciará adoptar y formular otras normas jurídicas y políticas públicas para proteger los derechos de la población LGBTI en Cuba.

Cabe destacar, Mariela Castro, diputada y directora de Centro Nacional de Educación Sexual (CENSEX), quien es una prominente activista a favor de los derechos humanos de las personas LGBTI, es una de las arduas defensoras de esta figura.

Por lo que, desde su trabajo en el CENESEX ha promovido políticas en favor de la población de la diversidad sexual y de género; incluso, uno de los temas primordiales de su agenda es el matrimonio igualitario.

“El matrimonio no es solamente para tener hijos, empieza con otros fines, porque quieren convivir y luego viene la reproducción. Lo que propongo es que todas las familias tengan los mismos derechos”, dijo Mariela Castro Espín.

Cabe destacar, el proyecto constituido por 224 artículos fue elaborado por una Comisión Parlamentaria presidida por Raúl Castro y el presidente Miguel Díaz-Canel; será votado por la Asamblea Nacional y después sometido a un referéndum público antes de su aprobación.

De ser aprobado completamente, Cuba resolvería un rezago histórico en la materia, pues las personas homosexuales fueron perseguidas por el gobierno en los primeros años posteriores a la Revolución, e incluso fueron enviados a centros de trabajo forzado para “reformarlos”.

VIAGrupo Fórmula
Compartir