El Vaticano reconoce daño a la vocación sacerdotal

Francisco dijo que, pese a la "fe con grandes raíces en Irlanda", no hay vocaciones por los escándalos

0
423

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco reconoció ayer que la crisis por los abusos sexuales de parte de miembros del clero ha golpeado el surgimiento de nuevas vocaciones al sacerdocio en Irlanda, y aseguró que pide a los obispos de ese país remediar a los “fracasos del pasado” con valentía.

En su audiencia pública semanal, ante más de 10 mil personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, recordó su encuentro privado con ocho víctimas.

Sostuvo que debió hacerse cargo del “dolor” y la “amargura” por sufrimientos causados por varias formas de abusos de parte de miembros de la Iglesia y del hecho que las autoridades eclesiásticas, en el pasado, no siempre supieron afrontar de manera adecuada esos crímenes.

Dijo haber sido marcado profundamente por el encuentro con sobrevivientes, además de haber pedido, en varias ocasiones “perdón al Señor por estos pecados, por el escándalo y el sentimiento de traición procurados”.

Afirmó que en el país existe “una fe con grandes raíces”, pero, al mismo tiempo, precisó que allí no hay vocaciones al sacerdocio. “¿Cómo es que esta fe no germina? Por estos problemas, por los escándalos, tantas cosas”, argumentó.

DE MODA, HABLAR SOBRE DIVORCIOS

El objetivo principal de la visita era participar en el IX Encuentro Mundial de las Familias y al respecto, el Papa defendió ayer la importancia de esa institución y apuntó que muchas veces son olvidadas las familias que siguen adelante entre dificultades.

“Olvidamos porque hoy está de moda en las revistas, en los periódicos, hablar así: ‘Éste se divorció de ésta… aquél de aquella… y la separación’. Pero por favor, ¡ésta es una cosa fea!”, señaló.

“Es verdad: yo respeto a cada uno, debemos respetar a la gente, pero el ideal no es el divorcio, el ideal no es la separación, el ideal no es la destrucción de la familia. El ideal es la familia unida”, añadió.

El Papa evitó referirse ayer a los señalamientos del exnuncio en Estados Unidos, Carlo Maria Viganò, quien lo acusó de haber encubierto los abusos del cardenal Theodore McCarrick.

VIANotimex
Compartir