Trump asegura que ‘no hay nada malo’ en los pagos de la modelo de Playboy

El mandatario estadounidense, Donald Trump, denunció que haber sido grabado sin su consentimiento “podría ser ilegal”.

0
272
U.S. President Donald Trump addresses a cabinet meeting at the White House in Washington, U.S., July 18, 2018. REUTERS/Leah Millis

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que la grabación de las llamadas telefónicas de su ex abogado Michael Cohen fue “tal vez ilegal” tras asegurar que no existe nada malo en los pagos a la modelo de Playboy, Karen McDougal.

En declaraciones dadas este sábado a través de sus redes sociales, el mandatario estadounidense denunció que haber sido grabado sin su consentimiento “podría ser ilegal”.

El exabogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen, grabó de manera secreta a su jefe discutiendo pagos a la modelo de Playboy, Karen McDougal, quien aseguró haber tenido una relación adúltera con el mandatario.

“Inconcebible que el gobierno irrumpiera en la oficina de un abogado casi inaudito”, escribió Trump para anadir “aún más inconcebible que un abogado grabara a un cliente, totalmente inaudito y tal vez ilegal. ¡La buena noticia es que su presidente favorito no hizo nada malo!”.

El New York Times (NYT) informó el viernes que los investigadores federales tienen una cinta de audio de Trump y Cohen dos meses antes de las elecciones de 2016 discutiendo un pago a la exconejita de Playboy, Karen McDougal, quien alega una aventura sin pago con Trump en 2006.

El abogado de Trump, Rudolph W. Giuliani, confirmó el viernes que aquel había discutido los pagos a McDougal con Cohen en la grabación.

Le dijo al NYT que la grabación duró menos de dos minutos y que Trump no sabía que estaba siendo grabado, afirmando que el presidente no había hecho nada malo.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) confiscó la grabación este año durante una redada en la oficina de Cohen, y según los informes, ha recopilado otras grabaciones de audio de las conversaciones de Trump con su abogado en ese momento personal.

El Departamento de Justicia investiga la participación de Cohen presuntamente pagando dinero por el silencio a las mujeres antes de las elecciones para evitar que se hagan públicas sus denuncias de asuntos con Trump.

Durante años, Donald Trump le confió a Michael Cohen algunos de sus secretos más personales; recién ahora está comenzando a enfrentar cuán peligrosa puede haber sido esa práctica.

Desde abril, cuando agentes federales registraron la oficina, el hogar y la habitación de hotel de Cohen, Trump “se puso un poco nervioso” de que su abogado de larga trayectoria pudiera convertirse en una responsabilidad legal, dijo un asesor de la Casa Blanca familiarizado con el pensamiento del presidente.

Pero el presidente no habia creído que Cohen lo traicionaría. “En el fondo, nunca pensó que alguien que siempre había sido tan devoto con él lo hiciera”, dijo el asistente, que no estaba autorizado a discutir el tema en el registro.

La revelación del viernes de que Cohen grabó secretamente a Trump, dos meses antes de las elecciones presidenciales, discutiendo un pago a un ex compañero de playboy que dijo que tuvo una aventura con él, y que los fiscales federales obtuvieron la grabación en sus redadas a principios de este año, ha cambiado el cálculo .

La excompañera de juegos, Karen McDougal, recibió 150 mil dólares del editor del National Enquirer, a través de un amigo de Trump, David Pecker.

Cohen permanece bajo investigación criminal, aunque no ha sido acusado. Los fiscales de la oficina del fiscal de Estados Unidos en Manhattan han dicho que es el objetivo de una investigación sobre “conducta delictiva que se centra principalmente en sus negocios personales”.

La existencia de la grabación socava los repetidos intentos de Trump de distanciarse del dinero del silencio del año electoral proporcionado a varias mujeres, incluyendo a McDougal y la estrella porno Stormy Daniels.

También podría aumentar los riesgos legales de Trump. Si se realizó un pago con un propósito político, por ejemplo, para ocultar información embarazosa poco antes de la elección, la ley federal de financiamiento de campaña habría requerido que se divulgara públicamente. De lo contrario, puede ser un delito en algunas circunstancias.

Sin embargo, tales casos pueden ser difíciles de enjuiciar. John Edwards, por ejemplo, el ex candidato presidencial demócrata, fue acusado en 2011 por los pagos a su amante, Rielle Hunter.

Los fiscales dijeron que violó las leyes de financiamiento de campaña al hacer que los amigos canalizaran el dinero a Hunter para mantener la historia en secreto durante la campaña de 2008.

Los abogados de Edwards argumentaron que los pagos los hicieron los ricos amigos de Edwards, no para influir en las elecciones, sino principalmente para ocultar el asunto a su esposa. Edwards fue absuelto de un cargo, y el jurado se estancó en el resto.

Compartir