Cuestión de números | Provincia

Foro Provincia

Cuestión de números

Cuestión de números

14 de Mayo 2018 | 14:27
Por Carlos Pfister Huerta-Cañedo
Oxímoron
Hace unos días se inició la impresión de alrededor de 93.9 millones de boletas para la elección presidencial del primero de julio.
Cada seis años tanto candidatos como analistas y expertos en la materia mencionan que será una elección histórica y la más grande en México; además que nos jugaremos el rumbo del país. No tiene mucha ciencia, ya que cada año la población en México crece y por lo tanto el número de personas que tienen derecho a votar; y así seguirá sucediendo en las próximas elecciones presidenciales hasta que la población mayor de 18 años se reduzca. Pero en fin, ese estribillo lo seguiremos escuchando una y otra y vez; es parte del lenguaje en la política mexicana.
Particularmente para este 2018, que también es histórico y nos jugaremos el futuro del país, se espera tener una intención de voto de poco más del 60% del padrón electoral. Es decir, alrededor de 56 millones de votos para presidente. De este dato podemos comenzar a construir escenarios tomando en consideración la situación actual de los candidatos:
1. Solo existen tres candidatos con posibilidades de triunfo: Obrador, Meade y Anaya. En mayor o menor medida y tomando en cuenta las encuestas actuales se pudiera llegar a tener solo dos bloques para la elección: el bloque pro AMLO y el anti AMLO. El anti AMLO está dividido en 4 candidatos que andarían actualmente alrededor del 40%. El bloque pro AMLO también se afianza en el 40%.
Como lo mencioné en la columna anterior, hay que recordar que para algunos su segunda mejor opción es Obrador, de ahí que no podemos sumar las intenciones de voto de Meade, Anaya e independientes y suponer que todos ellos están en contra de Morena.
2. El candidato que quiera asegurar el triunfo tendrá que superar la cifra de 22 millones de votos, es decir alrededor del 40% de la votación. Ningún partido o coalición ha superado la cifra de 20 millones de votantes. En las últimas dos elecciones nadie ha llegado al 39% de los votos; y en la elección más apretada y controvertida (2006) el candidato ganador obtuvo apenas el 35.89%.
3. Del 2006 al 2018 el padrón electoral aumentó de 71 millones a 93.9 millones de electores, es decir en más de 22 millones de personas. Tan solo del 2012 a la fecha se sumaron más de 8 millones de jóvenes a lista nominal. Cabe mencionar que una de las bases fuertes de los electores pro AMLO está en este sector: los jóvenes que han sido bombardeados en los últimos 12 años de violencia extrema y actos de corrupción de personajes de todos los partidos, excepto de Morena que ni existía y por consiguiente no ha gobernado. Si de esos 22 millones vota el 60% estamos hablando de más de 13 millones de votos. Según las encuestas, en este sector AMLO tiene alrededor del 50% de las preferencias, es decir alrededor de 6.5 millones de votos. Si lo sumamos a la base dura de 15 millones de votos que ha tenido en las últimas dos elecciones tenemos casi el número mágico del 40% para el 2018. 
Este apoyo de los jóvenes ha llevado a que sea el candidato con mayor cobertura y seguidores en las redes sociales. Los otros candidatos hasta hace pocos meses comenzaron el uso o presencia constante en redes, cuando ya el actual puntero les lleva una gran ventaja. Cuando Obrador compitió en el 2006, que venía de haber gobernado la CDMX, estos 22 millones de jóvenes eran niños o adolescentes. Lamentablemente muchos de estos jóvenes han crecido con la idea de que somos un país fracasado y están dispuestos a apoyarlo.
4. El partido con mayor cobertura nacional y afiliados sigue siendo el PRI, el cual, se está jugando su carta con un candidato ciudadano que busca en un relanzamiento de campaña afianzar el voto duro del partido y obtener el mayor número de escaños en el congreso. El partido oficial podría tener asegurada una base mínima del 20% del electorado más lo que pudiera sumar en los 50 días de campaña que restan. El candidato deberá demostrar, no a los que ya lo conocen, sino a las grandes masas  que es el mejor preparado y con mayor conocimiento y experiencia para darle continuidad al país. Meade ha reconocido que es una tarea difícil pero no imposible.
5. El candidato del frente que se sitúa por el promedio de las encuestas cercano al 30% tendrá que picar en dos piedras muy difíciles: querer atraer el voto duro del PRI o bien quitarle seguidores a Obrador. Las dos tareas se ven complicadas; quizás pudiera buscar en la bolsa de los indecisos que cada vez son menos dada la polarización que se está dando en la campaña. Sus esperanzas las tiene puestas en los debates en donde busca con su capacidad de oratoria atraer votantes. En el último debate logró recuperar 4% restándole principalmente a Margarita Zavala que perdió en 2 horas 3% según las encuestas. 
El rumbo no se ha definido aún, en 50 días se pueden ganar y perder elecciones.  
Carlos Pfister es ex Secretario de Desarrollo Económico y Director General de Promofin
@carlospfister
Sobre el columnista
Carlos Pfister Huerta-Cañedo
50 artículos de opinión publicados en provincia.com.mx
Comparte este artículo