El acribillado cerca de Altozano es "El Maromas" , confirman autoridades | Provincia

estatales | Sucesos Estatales

El acribillado cerca de Altozano es "El Maromas" , confirman autoridades

El acribillado cerca de Altozano es "El Maromas" , confirman autoridades

3 de Octubre 2017 | 13:28
Por Staff Provincia
 El conductor acribillado a balazos cuando circulaba a bordo de su vehículo sobre una vialidad cercana a la Avenida Jefferson, en la zona sur de Morelia, fue identificado como  Jesús Hernández Betancourt, apodado "El Maromas", presunto jefe de plaza de un grupo criminal en Tierra Caliente, confirmaron contactos allegados a las autoridades.
Dicho sujeto "El Maromas", fue arrestado en abril de 2011 en Zihuatanejo, Guerrero, señalado del delito de delincuencia organizada, con él habían sido también capturados Eleodoro Cruz Bibiano, alias "El Bibiano" y Uriel Radilla Cabañas, "El Carnitas".
En aquél entonces a los mencionados individuos se les aseguraron armas de grueso calibre, varios cartuchos útiles, marihuana, opio, cocaína y una motocicleta, hechos que  sucedieron tras un operativo efectuado por elementos de la Secretaría de Marina (Semar), en la colonia La Alhaja, del municipio de Zihuatanejo. 
El crimen
Es de recordar que el homicidio se registró alrededor de las 07:20 horas sobre la calle Lima, a espaldas del gimnasio Seven Days Gold y a pocos metros del Boulevard Juan Pablo Segundo. 
La víctima quedó dentro de su automotor Kia Sportage, color negro, placa PFJ-383-T y frente a dicha unidad se apreció atravesado un Chevrolet guinda, de matrícula guerrerense HD-62-909, del cual se sospecha fue colocado allí por los perpetradores del atentado para bloquearle el paso al ofendido. 
Al instante del ataque el agraviado viajaba con su hijo de 9 años de edad, mismo que afortunadamente no padeció lesiones. Integrantes de la Unidad Especializada en la Escena del Crimen (UEEC) acudieron a la referida ubicación e iniciaron las pesquisas del asunto. Finalmente el cadáver fue trasladado a la morgue para la aplicación de la necrocirugía de rigor. 
Comparte este artículo