El efecto nocivo de la inflación | Provincia

Foro Provincia

El efecto nocivo de la inflación

El efecto nocivo de la inflación

12 de Enero 2018 | 14:47
Por Carlos Pfister Huerta-Cañedo
Serendipia
Iniciamos el 2018 con una realidad que ha ido pegando en el bolsillo tanto de las empresas como de los consumidores: la inflación.
El aumento generalizado de precios ha mermado en el consumo de bienes y servicios de manera significativa, situándonos en un semáforo amarillo que manda señales de poder continuar con la escalada en este año.
La inflación tiene como su principal víctima tanto a empresas como a la población en general. 
Las empresas se ven afectadas por un lado de un menor consumo (ingresos) y por otro del aumento de costos, gastos y un encarecimiento del costo del dinero o financiamiento. Lo anterior repercute en menores utilidades netas y por ende en menores márgenes de rendimiento. El tercer trimestre del 2017 encontramos algunos reportes poco alentadores de empresas que cotizan en bolsa, después de varios trimestres con crecimientos mejor que lo esperado. Esta fotografía de las grandes empresas también se ve reflejada en la generalidad de las Pymes que han iniciado con planes más austeros y expectativas más conservadoras para este año.
Por otro lado desde la perspectiva del consumidor se ha visto reflejado una pérdida del poder adquisitivo real de manera abrupta. 
Primero, se ha dado una depreciación del tipo de cambio peso-dólar de alrededor del 40% en los últimos tres años. Y no es que el consumo en México se de en dólares, pero nuestra economía está fuertemente vinculada a las cotizaciones y precios internacionales. 
Por ejemplo, uno de los productos básicos que se ha visto fuertemente incrementado en los últimos meses es el gas LP. La razón principal de este incremento es que el precio se define por el valor base del precio spot Mont Belvieu, TX el cual incrementó alrededor de 80% desde finales de junio de 2017 a la fecha; aunado a un tipo de cambio rondado los 19.5 pesos por dólar.
Segundo, los sueldos y salarios es el último eslabón que se ajusta en periodos inflacionarios llevando a las familias y consumidores que posterguen sus decisiones de compra principalmente de bienes duraderos o de lujo y concentrándose en consumo de bienes básicos, es decir el día a día. 
Tercero, dado que una herramienta para el consumo es el crédito, este a su vez se ha encarecido por el incremento de las tasas de interés de referencia en 425 puntos base (pb) desde su mínimo en 2014 de 300 pb o 3%. Cabe mencionar que se espera por lo menos en la próxima reunión de política monetaria del Banco de México el próximo 8 de febrero que la tasa de referencia vuelva a incrementar. 
Un ejemplo claro en la caída del consumo por el encarecimiento del crédito es el sector automotriz que en el segundo semestre del 2017 reflejó caídas sustantivas en el comparativo con 2016. Tan solo en diciembre de 2017 se vendieron 17.6% menos unidades que en el 2016, es decir de 192,567 a 158,717 unidades. En el comparativo de todo el año la caída fue de 4.6% al pasar de 1,603,672 a 1,530,317 unidades.
Si bien la inflación controlada es ejemplo de una economía en funcionamiento, en un ambiente en donde la distorsión es prolongada y afecta a empresas y consumidores da pie o apertura a otros padecimientos como prácticas monopólicas, acaparamiento de productos, aumento de robos, fraudes, hasta la contaminación en el ambiente político-electoral en donde las ideas populistas encuentran un campo fértil para propagarse.
Carlos Pfister es ex secretario de Desarrollo Económico y Director General de Promofin
 

@carlospfister
Sobre el columnista
Carlos Pfister Huerta-Cañedo
50 artículos de opinión publicados en provincia.com.mx
Comparte este artículo