El espíritu emprendedor | Provincia

Foro Provincia

El espíritu emprendedor

El espíritu emprendedor

13 de Octubre 2017 | 9:51
Por Carlos Pfister Huerta-Cañedo
Serendipia
Según el Índice Global de Fracasos, que muestra los principales motivos por los que los emprendedores cierran un negocio, en México las principales razones son: la falta de preparación empresarial, las carencias estratégicas, la falta de capacidades para vender y la ausencia de habilidades sociales. El promedio de vida de los emprendimientos en México es de 2 años; la mitad del promedio chileno de 4 años.
De una o de otra manera siempre existirán motivos o razones principales para la extinción o cierre de un negocio. Creo que el dato importante a analizar es el bajo promedio de vida de los negocios en México. Dicho de otra manera, si el promedio de vida de un negocio fuera superior, por lo menos habría una mayor probabilidad de recuperar la inversión inicial y de generar utilidades. En dos años de vida para un negocio formal, difícilmente se recupera una inversión y posiblemente el emprendedor queda atrapado en un laberinto de deudas, compromisos laborales y/o fiscales que le impiden retomar rápidamente el interés por un nuevo emprendimiento. Y quizás la única opción que le quedará será la búsqueda de un empleo subordinado; apagando en consecuencia el espíritu emprendedor.
Si analizamos el tipo de emprendimientos que se realizan en México nos topamos con que la mayoría de las ideas tratan de copiar algún negocio ya existente que tiene la competencia suficiente como para integrar más empresas a la misma actividad. En consecuencia los precios son muy competidos, los márgenes de utilidad bajos, o bien las barreras de entrada y de mantenimiento en la industria son altas haciendo por lo tanto difícil la permanencia el sector. 
Una de las primeras etapas de un emprendedor se da en la formación universitaria. Aquí es donde los jóvenes van aprendiendo herramientas que les permiten animarse a emprender sus ideas. En los últimos años las universidades han cambiado sus planes de estudio buscando que los jóvenes puedan desarrollar habilidades empresariales acercándolos a las empresas como parte de su proceso de formación. Una vez terminada la educación universitaria y antes de emprender un negocio, es recomendable contar con algunos años de experiencia y conocer el ambiente de negocios de la ciudad donde se pretende vender un producto o brindar un servicio. Las ideas o negocios exitosos en una ciudad no necesariamente lo serán en otra. 
La capacitación constante y el coaching con gente especializada en la materia es fundamental para atenuar los riesgos y la falta de experiencia; así como para mejorar las habilidades de venta. El acercamiento con las diferentes Cámaras o Asociaciones de Negocios es primordial para estar en contacto con los líderes y representantes del sector y comenzar a establecer o crecer la red de contactos. 
La mayor parte de los emprendimientos en México se sitúan en la edad de los 25 a los 40 años. El bono demográfico en México de alguna manera se va ir reduciendo en los próximos 15 años y pasaremos a ser una nación cada vez más vieja. El semillero de potenciales emprendedores en México aún sigue siendo elevado; pero hay que innovar y especializarse en los productos y servicios que se quieren ofrecer para tener éxito y no convertirse en parte de la estadística. 
Carlos Pfister es exsecretario de Desarrollo Económico y Director General de Promofin.
@carlospfister
Sobre el columnista
Carlos Pfister Huerta-Cañedo
27 artículos de opinión publicados en provincia.com.mx
Comparte este artículo