El fin del dinero barato | Provincia

Foro Provincia

El fin del dinero barato

El fin del dinero barato

16 de Febrero 2018 | 15:32
CDMX - Por Carlos Pfister Huerta-Cañedo
En el mundo de los negocios todo tiene su costo y en el caso del dinero su costo es la tasa de interés. La noticia relevante de los últimos días es que la tasa de referencia del banco de México volvió a subir 25 puntos base (.25%), situándola  en 7.5%. Ahora bien, el consenso de los analistas estima dos aumentos más de por lo menos 25 puntos base en este primer semestre del 2018. Lo que nos puede llevar a que la tasa de referencia se sitúe en 8%. De ahí, los bancos ajustarán las tasas para sus clientes por lo menos en la misma proporción. De la misma manera el banco central pronostica que hasta el 2019 sería cuando pudieran empezar a reducir la tasa de referencia o dicho de otra manera la tasa del costo del dinero. Cabe mencionar que esta posible reducción depende que otras variables económicas y financieras a nivel nacional e internacional no se descompongan; así como de factores sociales y políticos que vivirá nuestro país. 
¿A dónde nos lleva esta situación?
A que cualquier empresa o persona física que requiera recursos monetarios para financiar un proyecto, emprender un negocio o simplemente para consumo normal tendrá que pagar más intereses por el uso del dinero recibido. 
Para poder cubrir el nuevo costo financiero del dinero recibido en calidad de préstamo, la empresa tendrá que: 
a) Ajustar sus precios de venta (efecto inflación); 
b) Aceptar ese incremento en pago de intereses como parte de su costo y en consecuencia reducir sus márgenes netos de utilidad. En este caso se pudiera compensar con un beneficio fiscal al reducir la base gravable pero el efecto sobre la utilidad neta sería una disminución a final de cuentas.
c) Vender más; aunque en un entorno de tasas elevadas por lo regular disminuye el consumo. Por lo menos de cierto tipo de bienes no necesarios para subsistir o de lujo.
Por el lado de una persona física el crédito recibido y el pago de más intereses lo tendrán que cubrir: 
a) Obteniendo un mayor ingreso;
b) Reduciendo el gasto innecesario. Para los que caen en retrasos de tarjeta de crédito de manera constante este escenario se hace más complejo en caso que el ingreso disponible no sea suficiente para cubrir los gastos.
En el caso de los ahorradores percibirán un incremento en las tasas que reciben por sus ahorros, aunque en muchas ocasiones estas tasas al momento de quitarles el pago de impuestos y el efecto de la inflación por lo regular acaban siendo negativas o muy cercanas a cero. A menos que el ahorrador invierta en instrumentos de deuda con mayor riesgo o bien en el mercado de capitales, en donde pudiera obtener rendimientos más elevados pero también pérdidas más allá de las esperadas.
En conclusión, a menos que nos dediquemos a cuestiones altruistas, filosóficas o espirituales, y aun así lo dudo; el día a día de nuestras actividades gira en torno al dinero o al proceso de generación de éste. Para este 2018 tenemos un escenario en el que este bien necesario para unos e indispensable y adorado por otros es más caro conseguirlo y usarlo.

Carlos Pfister es ex Secretario de Desarrollo Económico y Director General de Promofin

Sobre el columnista
Carlos Pfister Huerta-Cañedo
50 artículos de opinión publicados en provincia.com.mx
Comparte este artículo