Perspectiva económica | Provincia

Foro Provincia

Perspectiva económica

Perspectiva económica

10 de Noviembre 2017 | 14:42
CDMX - Por Carlos Pfister Huerta-Cañedo
Desde inicios de este año y a la fecha se han detectado tres variables que han empezado a afectar los indicadores del consumo interno del país. Básicamente serían: disminución en la compra de autos nuevos, disminución en compra de casas nuevas y aumento en la morosidad de pagos de tarjeta de crédito.
Tanto la compra de automóviles como de casas la mayor parte se realiza a través de crédito y el incremento en el último año de las tasas de interés de referencia a encarecido el costo de los financiamientos tanto para automóviles como hipotecarios. Dado que los salarios no han aumentado en la misma magnitud, hace muy difícil para que una familia pueda adquirir un compromiso de financiamiento mayor y por tal motivo las decisiones de compra se están postergando.
Dado que las tasas de interés en el financiamiento tienen como base las tasas de interés de referencia de Banco de México y ésta a su vez está ligada con la perspectiva de inflación, tenemos un doble efecto que desincentiva el consumo de bienes muebles e inmuebles.
Por un lado los bienes incrementan su precio y por otro lado el costo del financiamiento para adquirirlos se eleva. Pongamos un ejemplo general: si la perspectiva de inflación para 2017 es de 7 por ciento, un constructor que tiene una casa por vender en 1,000,000 de pesos la subirá a 1,070,000 para no perder por el efecto inflacionario. De la misma manera los bancos subirán también las tasas de interés hipotecario de 10 por ciento promedio en 2016 a 13 por ciento promedio en 2017, dado que el costo de fondeo también incrementó. Si una persona desea adquirir este bien tendrá que pagar un precio mayor y además el costo de su crédito llevará una tasa mayor. Dado que los salarios no se actualizan con la misma magnitud probablemente estará reservando su decisión de compra dado que financieramente no le alcanza para pagarlo.
Lo mismo está sucediendo en el mercado de autos en México y ya tuvimos esta semana los primeros datos relevantes en donde se muestra una caída en el último trimestre de más del 8 por ciento en la adquisición de autos nuevos comparado con 2016. El efecto es el mismo, a principios de año aumentaron los precios de los automotores y el financiamiento automotriz también. En consecuencia se están posponiendo las decisiones de compra por parte de los consumidores.
En el caso de las familias los ingresos disponibles nominales se han mantenido constantes pero el incremento generalizado de los bienes de consumo básico ha sido igual o mayor que la inflación; por tal motivo el salario disponible ha limitado incluso la compra de bienes normales o básicos. 
Muchas de las familias completan o cubren sus necesidades mes a mes a través de instrumentos de financiamiento como las tarjetas de crédito. Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en este año ha incrementado en más de 12 por ciento la morosidad en el pago de este tipo de crédito; lo anterior agrega un semáforo más a la desaceleración del consumo interno del país que está entrando en un ciclo de contracción. Dichos ciclos son normales en cualquier economía después de periodos prolongados de expansión como los que ha vivido México y quizás 2016 fue el mejor año de los últimos dos lustros en cuanto a consumo se refiere. 
Lo relevante en este caso es detectar el debilitamiento de las variables y actuar con anticipación dado el entorno global e interno que enfrentará México en el 2018.
Exsecretario de Desarrollo Económico y director general de Promofin

Sobre el columnista
Carlos Pfister Huerta-Cañedo
27 artículos de opinión publicados en provincia.com.mx
Comparte este artículo