Producen molécula sintética para atacar bacterias resistentes a fármacos | Provincia

tecnologia | ciencia

Producen molécula sintética para atacar bacterias resistentes a fármacos

Producen molécula sintética para atacar bacterias resistentes a fármacos

15 de Marzo 2018 | 15:01
Ciudad de México - Por Notimex | Provincia
Uno de los atractivos de esta nueva clase de materiales es que después de tres días, se degrada por completo
Investigadores del Instituto de Bioingeniería y Nanotecnología, la Agencia para Ciencia, Tecnología e Investigación, y la división de investigación de IBM desarrollan una nueva molécula sintética para combatir cinco bacterias resistentes a múltiples fármacos.
El investigador del Laboratorio de Materiales Orgánicos Avanzados de IBM, James L. Hedrick comentó que uno de los atractivos de esta nueva clase de materiales es que después de tres días, se degrada por completo.
“Básicamente sólo entra, mata a las bacterias, se degrada y se va”, apuntó sobre las moléculas sintéticas llamadas policarbonatos funcionalizados con guanidinio, las cuales se descubrió que eran biodegradables, no tóxicas para las células humanas y eficientes.
Explicó que el polímero se une de forma específica a la célula bacteriana, después se transporta a través de la membrana de la célula bacteriana hacia el citoplasma, donde causa la precipitación del contenido celular (proteínas y genes), dando como resultado la muerte celular.
A pesar de que se han mostrado buenos resultados en ratones, esos mismos efectos positivos pudieran no traducirse en humanos, al menos no con la misma eficacia, aunque el equipo de investigadores afirma estar listo para realizar las pruebas.
Esto implica asociarse con una compañía farmacéutica para llevar el polímero a ensayos clínicos y, potencialmente, desarrollar un medicamento, de acuerdo con un artículo publicado por la Agencia Investigación y Desarrollo.
No obstante, los especialistas admitieron que es probable que un polímero diseñado en el laboratorio sea mucho más costoso de fabricar que los antibióticos tradicionales y, por lo tanto, más costoso para las compañías farmacéuticas y los consumidores.
Comparte este artículo