Reforma fiscal Trumpiana | Provincia

mundo | capital

Reforma fiscal Trumpiana

Reforma fiscal Trumpiana

16 de Octubre 2017 | 15:43
Por Jacques Rogozinski | Provincia
Mitos y Mentadas
 La gran mayoría de los críticos de Trump se enfocan diariamente en sus tuits y sus declaraciones. Que si es racista, que si es misógino, xenófobo, ignorante. Que si es “presidential.” E increíblemente, durante más de una semana, el discurso en redes sociales y la prensa en general, giran en torno a si los jugadores de la NFL se hincan o no durante el himno. Mientras eso sucede, Trump intenta aprobar leyes que tendrán un impacto relevante en Estados Unidos y el mundo.
 El tema al que me refiero es la reforma fiscal. Y hay una razón clara para que Trump distraiga la atención con todo cuanto pueda: la reforma es una propuesta trascendente y agresiva. 
 El planteamiento tiene entre otros puntos los siguientes detalles: primero, las empresas podrían tener una reducción de cargas fiscales del 35% al 20% y, en paralelo, habrá un cambio general en las imposiciones fiscales que representarán incentivos para que muchas de las filiales de empresas norteamericanas, ubicadas por todo el planeta, repatríen las ganancias que mantienen fuera del país. Los cambios más importantes no se aplicarán a los contribuyentes individuales como muchos creen, sino a las corporaciones estadounidenses. El plan no está todavía claro, pero incluiría un único gravamen en los Estados Unidos  del 10%, sobre ese dinero no declarado por las filiales extranjeras. Así, las empresas podrían repatriar el dinero cuando lo deseen.
 La propuesta pretende recuperar una proporción significativa de los casi 2,5 billones (o en inglés, trillions) de dólares de estas filiales estadounidenses en el extranjero. Este dinero es líquido y puede volar pronto al país. El ingreso de una cantidad importante sería clave para la economía de EU, en especial porque el gobierno deberá enfrentar un déficit fiscal creciente, por los recortes de la reforma tributaria. La cantidad de recursos privados esperados, sumados a los impuestos por las ganancias de capital que han tenido las bolsas (NYSE y NASDAQ) desde que Trump asumió la presidencia, movilizarían la economía y eso podría aumentar aún más la recaudación. Empresas europeas o asiáticas, pensarán seriamente en la posibilidad de mudar sus centros corporativos a EU para ser consideradas estadounidenses y pagar menos impuestos.
 Si se materializan estos supuestos, la consecuencia puede ser problemática: la propuesta de un sistema impositivo territorial afectará a otros países. Las naciones que crean que pueden ser afectadas buscarán responder con una reforma a modo, como mecanismo para evitar que el dinero de empresas estadounidenses abandone sus naciones o las hagan más atractivas para nuevas inversiones.  Los impuestos a las corporaciones han venido declinando sistemáticamente. Hace algunos años la tasa impositiva en los Estados Unidos era del 50% y en los demás países de la OCDE eran también muy superiores al 25% promedio actual. Si EU baja su tasa a un 20%, el efecto gatillo puede producir una carrera para ver quién disminuye más la tasa impositiva. Lo que no se puede negar es que los impuestos corporativos en Estados Unidos, hoy son los más altos de la OCDE, impactando negativamente en su competitividad. Si la propuesta es aprobada, lo cual tiene altas posibilidades, seguramente veremos retornar muchas empresas hacia los Estados Unidos.
 ¿Cómo podría afectar esto a México?  El efecto puede ser más nocivo que el de un resultado negativo de las negociaciones del TLCAN.

Comparte este artículo