Los cinco escándalos más sonados de ‘La Gaviota’

Como primera dama, la vida de Angélica Rivera estuvo caracterizada por escándalos personales y profesionales.

0
211
Una de las polémicas en la que se vio envuelta la actriz fue el reportaje sobre la coloquialmente llamada Casa Blanca. FOTO: CORTESÍA

1.- La primera polémica: La famosa Casa Blanca

El 9 de noviembre de 2014, Carmen Aristegui dio a conocer a través de un reportaje la existencia de lo que después se le llamaría coloquialmente como la Casa Blanca. Esta espectacular residencia, que la periodista mexicana aseguró que costaba 86 millones de pesos en ese entonces, había sido mostrada por Angélica Rivera en un reportaje de la revista ¡Hola!, publicado en 2013.

La lujosa propiedad, construida por el reconocido arquitecto Miguel Ángel Aragonés y que tiene su ubicación en Sierra Gorda número 150, en las Lomas de Chapultepec, estaba a nombre de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, empresa que a su vez forma parte del Grupo Higa, según dio a conocer la investigación de la periodista. Grupo Higa, del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, había sido una de las principales empresas contratadas por Enrique Peña Nieto durante su periodo como gobernador del Estado de México. De acuerdo con Proceso, solo durante la gestión de Peña Nieto como gobernador de ese estado, entre 2006 y 2011, Grupo Higa obtuvo contratos de obras y servicios por 36 mil millones de pesos.

 

2.- “Yo no tengo nada que esconder”: La reacción de Angélica Rivera sobre la Casa Blanca

Días después de la investigación publicada por Carmen Aristegui, la exprimera dama apareció en un video para explicar que ella había contratado a Grupo Higa para la construcción de la residencia. Aseguró que era ella quien estaba pagando la propiedad a plazos con los recursos derivados de los 25 años que trabajó como actriz de Televisa, como conductora y por contratos de publicidad.

La actriz explicó que en 2010 Televisa le pagó 88 millones 631 mil pesos más IVA, y que puso a su nombre las escrituras de la casa. Esto como parte de la terminación de su contrato con la empresa de Emilio Azcárraga y que no trabajara con ninguna compañía de medios durante cinco años.

Con este dinero, explica, contrató a Grupo Higa para que una de sus inmobiliarias adquiriera el terreno y construyera la casa a gusto de ella y que, una vez terminada, la pagaría. Sin embargo, detalló también en el video que había tomado la decisión de vender la casa “porque yo no quiero que este siga siendo un pretexto para ofender y difamar a mi familia”.

El video, que se hizo viral en cuestión de minutos, tuvo una serie de reacciones negativas por la sociedad mexicana. Actores como Ana de la Reguera, Sara Maldonado e Irene Azuela criticaron la “falsedad” del video y los argumentos de la mamá de Sofía Castro.

Incluso, el año pasado en un video difundido por el gobierno mexicano, Enrique Peña Nieto aseguró que nunca debió haber permitido que su esposa fuera quien diera la explicación sobre la Casa Blanca.

 

3.- La portada de Marie Claire

Ya con dos años como primera dama, Angélica Rivera protagonizó junto con su hija, Sofía Castro, la portada de la revista Marie Claire, en su edición de julio de 2014.

La publicación desató una ola mediática en México al ser la primera vez que una primera dama posa para una revista de moda. En la entrevista, la actriz y su hija vistieron piezas de diseñadores de alta costura como Louis Vuitton y Dolce&Gabbana y habló principalmente de moda.

Ahí confesó además que prefiere que la reconozcan por su trabajo como actriz de telenovelas que por ser la esposa del presidente. “Que en China, en Japón, en Indonesia, la gente me grite ‘Gaviota’ en su idioma es maravilloso”.

 

4.- Las irregularidades de la boda al descubierto

En febrero de 2016, Carmen Aristegui volvió a darle un golpe mediático a la expareja presidencial. La periodista, junto con la revista Proceso, denunciaron que el enlace fue posible “a partir de un proceso plagado de irregularidades, falsedades y simulación al interior de la Arquidiócesis Primada de México, que encabeza el cardenal Norberto Rivera”.

Los anterior se realizó para que el primer matrimonio de Angélica, con José Alberto Castro, fuera declarado nulo y fuera posible que ella se casara con el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto. “Celebrado el 27 de noviembre de 2010, en la Catedral de Toluca, el matrimonio sellaba la inocultable construcción de una candidatura presidencial impulsada desde la televisión”, se aseguró en aquella publicación.

Angélica y Alberto se casaron por la iglesia el 2 de diciembre de 2014 en la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima, en la colonia Roma. Días después celebraron una segunda boda en Acapulco para dar gracias por la ceremonia religiosa celebrada anteriormente.

De acuerdo con Aristegui y Proceso, el sacerdote José Luis Salinas Aranda, quien casó a Angélica y a ‘El Güero’ Castro, fue enjuiciado por el Tribunal Eclesiástico de la Arquidiócesis de México por haber “simulado” una boda religiosa entre la expareja en Acapulco y de esta manera se ignoró la validez de la boda real, realizada en la Ciudad de México. “Para poder realizar ese matrimonio se montó una maquinación que le arrebató las potestades de su ministerio sacerdotal al presbítero José Luis Salinas Aranda”, explica el reportaje de Aristegui y Proceso.

 

5.- “La segunda Casa Blanca”

Ya terminado el sexenio presidencial de Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera fue captada en una residencia en Los Ángeles por la Revista TVNotas. La publicación reveló que la exprimera dama vive en esta residencia que tiene un valor de 64 millones de pesos y que está en uno de los vecindarios más exclusivos de la ciudad.

TVNotas reveló además que una de sus fuentes aseguró que Angélica se había ido a vivir a esta casa para estar más cerca de su hija Sofía, quien estudia actuación ahí.

El 2 de enero, ‘La Gaviota’ publicó un post en redes sociales para explicar a quién pertenece esta propiedad: “A la opinión pública: en relación al artículo publicado por la Revista TVyNotas, la información que dió (sic) es falsa, la casa que mencionan es rentada por el papá de mis hijas, por sus actividades de estudio y trabajo. Lamento profundamente esta información falsa y sin sustento que lo único que provoca es la desinformación de la opinión pública”.