Mejorar salario mínimo, uno de los retos del gobierno: experta

La investigadora del IIE, de la UNAM, Violeta Rodríguez, destaca que otro reto de la nueva administración son los derechos de los trabajadores

0
106

Ciudad de México.- La política salarial del nuevo gobierno debe ir más allá de aumentar el salario mínimo, pues se deben resolver problemas relacionados con el empleo, como su formalización, el derecho a un sindicato y a negociar mejores ingresos, señaló Violeta Rodríguez del Villar, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

En un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) destacó que el trabajo por honorarios y temporal, la subcontratación, la informalidad y la falta de compromiso de las empresas para ofrecer a sus trabajadores beneficios y seguridad social son asuntos apremiantes.

Al referirse al salario mínimo en México, recordó que es de 88.36 pesos al día, y es probable que esa cifra no aumente mucho, pues las políticas neoliberales atrajeron a grandes empresarios prometiéndoles que pagarían poco a sus trabajadores, así que contravenir esa promesa podría alejar a los inversionistas.

No obstante, expuso, el incremento salarial es una medida defendible, “pero es importante que los cambios no se limiten sólo a un aumento: se debe ir más allá, y un inicio es cumplir con los acuerdos que tiene México con la Organización Internacional del Trabajo en cuanto a libertad sindical y de los trabajadores para unirse en un sindicato o negociar de forma independiente sus contratos”.

Según el reporte de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), de diciembre de 2012 a septiembre de 2018 el salario mínimo general recuperó el poder adquisitivo de la población en 16.27 por ciento, la cifra más alta para un periodo similar en las últimas siete administraciones.

Sin embargo, remarcó, el problema es que desde la década de los 80 el gran atractivo de México es ofrecer mano de obra barata, lo que ha generado el deterioro del poder adquisitivo.

En la actualidad, el salario mínimo es determinado por los niveles de inflación anual, por lo que la universitaria sugirió un incremento escalonado, pero con una negociación abierta que incluya a empresarios, sindicatos o trabajadores y al gobierno.

Rodríguez del Villar refirió que son varios los problemas que deben ser resueltos en el país para ofrecer más estabilidad laboral y mejor salario, como eliminar a los sindicatos blancos, que sólo validan lo que las empresas pagan a los trabajadores.

Otro es el trabajo por honorarios y temporal, pues se labora sin seguridad social y se exige pago de impuestos.

A esto se suma que desde hace tiempo México adoptó el modelo de subcontratación, en donde no es la empresa la que contrata directamente, sino un tercero que muchas veces ni siquiera opera en el territorio nacional.

Un asunto más es la informalidad, en la que se encuentra 60 por ciento de la fuerza de trabajo. Para ellos el salario mínimo no es un referente y la mayoría recibe ingresos por debajo de la norma, sin acceso a beneficios o seguridad social.

La investigadora de la UNAM remarcó que en los últimos años se ha permitido que el trabajador se afilie por su cuenta al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sin que el empleador se vuelva una empresa formal.

Agregó que la mejor estrategia es que las empresas incrementen su productividad para tener mejores ganancias, más que seguir descansando en el pago de salarios bajos, con condiciones laborales pobres o nulas.

VIANotimex
Compartir