EU avisó a España horas antes sobre intenciones de Guaidó y le exigió romper relaciones con Maduro: El País

El 23 de enero, una llamada de la Embajada estadounidense a Madrid adelantó: “Es probable de Guaidó se proclame presidente hoy y nosotros lo vamos a reconocer”. Horas después el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela cumplía con el "vaticinio".

0
282

México.- Antes de que Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela,  se autoproclamara como presidente interino de su país, el gobierno de Estados Unidos avisó a su homólogo de España lo que sucedería y lo presionó para romper cualquier tipo de relación que tuviera con Nicolás Maduro, reveló el diario ibérico El País.

En un texto firmado por Miguel González, el periódico señala que incluso la administración de Donald Trump, a través de diplomáticos y funcionarios de alto nivel del aparato de seguridad, exigió tanto al presidente español, Pedro Sánchez, como al conjunto de la Unión Europea (UE), que reconociera a Guaidó como nuevo mandatario de Venezuela.

El País semana que al menos se realizaron tres reuniones en las que el gobierno de EU intentó maniobrar para que la Unión Europea (UE) y sobre todo España rompiera relaciones con el gobierno de Maduro.

“El pasado día 22, el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica (del gobierno español), Juan Pablo de La Iglesia, estaba de visita en Washington, donde se reunió con la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, y con responsables del Consejo de Seguridad Nacional. […] Los interlocutores del diplomático español le anunciaron que se avecinaban “acontecimientos importantes” en Venezuela, sin dar más detalles”, indica el rotativo.

La tarde del siguiente día, una llamada de la Embajada estadounidense a Madrid adelantó: “Es probable de Guaidó se proclame presidente hoy y nosotros lo vamos a reconocer”.

“El vaticinio se cumplió pocas horas después”, y menos de un cuarto de hora después Guaidó era reconocido oficialmente por Donald Trump, así como por los países latinoamericanos del llamado grupo de Lima, con excepción de México, indica El País.

Además, señala el diario, el canciller español, Josep Borrell, recibió varias llamadas del gobierno estadunidense para abandonar su intento de crear un grupo de mediación en la UE que buscara alguna conciliación entre Maduro y la oposición venezolana.

“Borrell abandonó precipitadamente una conferencia en Casa de América para atender una llamada de la Embajada estadounidense en Madrid”, porque el embajador de Estados Unidos en España, Duke Buchan III, quería verlo y hablar con el presidente Pedro Sánchez, en el Foro de Davos”, señala El País.

“El jueves 24 de enero, Borrell se reunió con Buchan III quien le planteó dos demandas: que reconociera de inmediato a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela y que renunciara a mantener cualquier canal de diálogo con Maduro”, revela el diario.

Ante ello, la vocera del Gobierno de España, Isabel Celaá, negó que hayan existido presiones; en tanto, el canciller Borrell afirmó en un encuentro de ministros europeos en Bucarest que “España no está haciendo seguidismo de Estados Unidos en la crisis de Venezuela”.

No obstante, advirtió que si en un plazo de ocho días Nicolás Maduro uno había convocado a nuevas elecciones, España reconocería a Guiadó como “presidente interino de la República”.

VIAEl País
Compartir