Italia despide en ceremonia a víctimas del derrumbe del puente de Génova

Las autoridades italianas esperan la confirmación de los socorristas que al parecer encontraron más cuerpos en un automóvil aplastado bajo un bloque de hormigón del puente Morandi.

0
380

Italia ofreció este sábado una despedida sobria y solemne a las víctimas del derrumbe del puente de Génova, en un funeral de Estado boicoteado por la mitad de las familias de los 38 muertos confirmados, mientras rescatistas anunciaron el hallazgo de nuevos cuerpos entre los escombros.

Es probable que las controversias a raíz de esta catástrofe se reanuden la misma tarde de este sábado, en un día de duelo nacional, con un consejo extraordinario de ministros que comenzaba a las 15:00 (13:00 GMT) en la prefectura, y una conferencia de prensa prevista a las 16:00 de Autostrade per l’Italia, la compañía que administra la carretera colapsada.

La solemne ceremonia católica duró poco más de una hora en un gran salón del centro de exposiciones de Génova, en presencia de los más altos funcionarios de Estado y de miles de habitantes de esta ciudad-puerto del noroeste iraliano.

Largos aplausos siguieron a la lectura de los nombres de los 38 muertos identificados y la mención de las víctimas aún sin identificar.

Los socorristas italianos encontraron más cuerpos en un automóvil aplastado bajo un bloque de hormigón del puente Morandi, anunciaron los servicios de protección civil. Según la prensa italiana se trataría de un matrimonio y una niña de 9 años cuyo vehículo cayo al vacío. Así, sólo se mantendría como desaparecido un hombre de unos 30 años.

El gobierno decretó este sábado día de duelo nacional. Por la noche los monumentos nacionales -entre ellos los emblemáticos Coliseo, Fontana di Trevi y plaza del Capitolio de Roma- apagarán las luces.

La liga de fútbol italiana suspendió los partidos que debían disputar los dos equipos de Génova y en todos los estadios se guardará un minuto de silencio mientras los jugadores llevarán un brazalete negro en señal de luto.

– “Allah Akbar” –

En una inmensa sala de Génova transformada en capilla ardiente estuvieron alineados 19 féretros, rodeados por un puñado de familiares cada uno y coronas de flores. Destacaba el féretro blanco de Samuele, de 8 años, que murió junto a sus padres cuando iban a tomar un ferry hacia Cerdeña.

“Yo perdí a un amigo pero vine por todas las víctimas”, contó un habitante de Génova, Nunzio Angone, que ingresó al funeral por la entrada reservada a los familiares de las víctimas. La mitad de las familias de las víctimas optó por funerales privados para despedir a los suyos tras acusar a las autoridades estatales de tener responsabilidad en la catástrofe.

Durante la ceremonia católica un imán rezó una oración salmodiada en la que se escuchó cuatro veces “Allah akbar” (Dios es el más grande) en medio de un silencio respetuoso, en un paréntesis previsto en homenaje a dos víctimas albanesas musulmanas.

El presidente Sergio Mattarella se mostró conmovido después de la ceremonia. “Es una tragedia inaceptable”, dijo a la televisión y se comprometió a que se realicen “investigaciones rápidas y rigurosas que conlleven a condenas”.

Antes del anuncio del hallazgo de nuevos cuerpos, el balance oficial provisional del drama del puente Morandi era de 38 muertos, 10 heridos hospitalizados, seis de ellos en estado grave.

“Mi hijo fue asesinado”, repitió el viernes Roberto, el padre de uno de los cuatro jóvenes de Torre del Greco, una comuna de Nápoles, fallecidos cuando viajaban de vacaciones.

“Uno no debe morir por negligencia, por dejadez, por irresponsabilidad, por superficialidad, por burocracia”, insistió el arzobispo de Nápoles, el cardenal Crescenzio Sepe, en la homilía del viernes dedicada a estos cuatro jóvenes en su ciudad de origen.

Las fotos de las víctimas sonrientes fueron publicadas el sábado en todos los diarios italianos: un excampeón de moto, un médico y una enfermera que se iban a casar, jóvenes franceses que iban a divertirse, tres chilenos radicados en Italia, un camionero napolitano que volvía después de hacer una entrega en Francia y una pareja que regresaba de su luna de miel.

– Revocación –

El gobierno anunció el viernes que había puesto en marcha el procedimiento de revocación de la concesión de la firma Autostrade en el tramo donde se halla el puente derrumbado.

Respecto a la información según la cual la empresa concesionaria estaría dispuesta a reconstruir el puente asumiendo el costo, el jefe del gobierno, Giuseppe Conte, dijo que el Ejecutivo evaluará la propuesta si se hace formal.

Conte prevé también controlar estrictamente en el futuro las inversiones de las concesionarias de autopistas, que “deberán entender que la infraestructura no es una renta financiera, sino un bien público”.

“Hacemos todo lo posible por que Autostrade abra su cartera para ayudar a los allegados de las víctimas, las personas afectadas, quienes están sin hogar y a la ciudad”, dijo el viernes el omnipresente viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, también ministro del Interior y líder de la Liga (extrema derecha).

La empresa, que pertenece al grupo Atlantia, controlado en un 30% por la familia Benetton, aseguró que sus controles de seguridad eran serios. El holding de Benetton, Edizione, afirmó que haría todo lo posible por depurar responsabilidades en este drama.

Compartir